lunes, 25 de abril de 2011

MARTA G-B: El hombre en Neolítico.

Hola, soy un hombre del Neolítico y este es mi día. Me llamo Pedrusco Piedrecita, y hoy he enseñado a mi hijo Calcito a recoger los cereales y las legumbres de los campos de cultivo. Primero no se le daba demasiado bien, pero poco a poco ha conseguido hacerlo estupendamente. Al final hemos recogido muchísimo trigo y más cereales.

Cuando hemos llegado a mi choza mi mujer le estaba enseñando a mi hija Mar a hacer cestas y le salían muy bien. Después hemos ido a comer a la choza de al lado porque nos han invitado, y la comida estaba deliciosa.

Después hemos decidido ir a dar un paseo, pero justo cuando íbamos a salir, se ha puesto a llover, así que nos hemos quedado un rato más en la choza de nuestros amigos vecinos. Las mujeres se han puesto a hablar de sus temas, nuestros hijos se han puesto a jugar y los hombres hablábamos de lo interesante que debería haber podido vivir en el Paleolítico.

Cuando ha parado de llover ya no nos apetecía ir a dar un paseo y como el sol ya se estaba yendo nos hemos ido a cenar, y cuando el sol se acabe de ir me iré a dormir.

4 comentarios:

  1. Hola Piedrusco Piedrecita,yo soy Gaugh. Me asombra la família que tienes.¿Me puedes decir tu tribu? La mía es la más grande de todas las que conozco, está en un valle muy florecido y una montaña está nevada y la otra no. Lo digo porque si a tu hijo Calcito no le acaba de salir muy bien lo de recoger los cereales puede venir a mi tribu ya que en ella los niños van al campo con un chico que les enseña a hacerlo bien.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedrusco, me llamo Marcos y yo no se como se recogen las legumbres ¿Me lo podrías explicar por favor?

    ResponderEliminar
  3. Hola, me llamo Persa y he leído un día de tu vida. Me ha parecido interesantísimo. Por cierto, ¿Tu hijo y tu hija conocen a unos niños llamados Oluh y Fator? Adiós.

    ResponderEliminar
  4. Hola Piedrasco Piedrecita, he visto que enseñas a tus hijos a cultivar la tierra. Yo no tengo tiempo para enseñarle a los míos... ¿Pueden venir mis hijos a tu tribu y ayudarte?

    ResponderEliminar